1-2-3- por mí (Porque siempre es bueno tocar base...)

Esos demonios que merodean por mi mente a veces tienen que ser exorcizados y nada mejor que dejarlos volar y salten a los ojos de los incautos, ¡alabado sea este médium virtual! Aquí tendrán su bacanal esos entes de mi ser: mi amada diarrea verbal, mi intoxicado moco cerebral y mi nunca bien ponderada catársis genital. Se los dejo, se los presto, se los regalo. Porque a veces es bueno tocar base...



viernes, enero 23, 2009

Ciso el conejo


Era un día que hasta el sol necesitaba lentes obscuros en el Bosque Calibrí. Ahí vivía una gran comunidad de conejos verdes. Después de recolectar zanahorias para alimentarse, todos los conejos se iban a divertir a una feria donde había muchos juegos, otros se iban a sus casas y tomaban un rico jugo de Zanahoria y después se dormían. Todos menos uno, el conejo Ciso.

Ciso era un conejo que dedicaba todo su tiempo a hacer ejercicio para ser un conejo famoso como el del anuncio de las pilas que sale en televisión. Ya sus amigos no pasaban mucho tiempo con él porque siempre decía “no puedo ir con ustedes a la feria, necesito hacer ejercicio”. Las conejas siempre pensaban que era muy guapo, pero nunca salía con ellas porque necesitaba ejercitar su cuerpo.

Un día Fred el conejo, que era su mejor amigo de la infancia, llamó por teléfono a Ciso. Lo invitó a tomar un refresco de zanahoria y platicar un rato. Como siempre Ciso estaba en su casa haciendo ejercicio, levantando unas sandias muy pesadas para tener brazos fuertes y aunque le caía muy bien Fred y tenía ganas de verlo, le faltaba darle treinta vueltas al bosque para tener piernas fuertes. Esa era la razón por la que le dijo que se verían en otra ocasión.

Así pasaron muchos días. Hasta que un día Ciso se encontraba frente al espejo viendo sus verdes músculos, cuando se dio cuenta que no había visto a ningún conejo en mucho tiempo. Se acordó que ese día había una fiesta en el Bosque Calibri, así que se bañó, se perfumó y peinó sus verdes cabellos para asistir. Era la fiesta más importante del Bosque Calibri, se celebraba el día que llegó el primer conejo a ese bosque. Seguramente todo el mundo iba a estar ahí.

La fama de esta fiesta llegó hasta la ciudad donde vivían los humanos y Don Marío, el mejor cazador de la ciudad tuvo un plan: ir a cazar al conejo más grande de esa Fiesta para comérselo.

Ciso estaba contento bailando y cantando en la fiesta. Platicaba con muchos amigos de él que tenía abandonados. Roger el conejo musical le prestó su nuevo ipod a Ciso, Ciso disfrutó mucho subiéndole el volumen al máximo para escuchar las canciones de moda, en eso llegó el cazador echando balazos y todos los conejos huyeron como pudieron. Ciso no sé dio cuenta y seguía bailando al ritmo del ipod. El cazador aprovechó esto y lo atrapó.

Al principio el cazador pensó comérselo, pero después de ver que era muy grande y que parecía un artista como el conejo de la tele, cambio de opinión. Definitivamente ese conejo no era para comerse. Recordó que tenía un amigo científico. Fue a visitarlo y le dijo que quería conservar ese conejo para que estuviera en su sala como un gran trofeo. A lo largo de varios experimentos al fin su amigo el científico logró hacer que el conejo se quedará tieso y como congelado; dijo que a la nueva técnica que descubrió le llamaría disecar.

Ciso nunca pudo estar en la televisión, ni se divirtió mucho en su vida, pero es el primer animal disecado y es el adorno de la bonita sala del cazador. Desde entonces la gente copió esa idea de disecar y nació la costumbre de tener como trofeos a los animales más bonitos.

13 comentarios:

Princesa_DeAquelViejoReinoPerdido dijo...

"Cada día, tejo ilusiones mientras te espero."
Me agradó que alguien captase ese matiz que quise darle al texto.
Tu blog es realmente interesante y este relato en concreto de un conejo vigoréxico me hizo reír y, en cierto modo, sentirme identificada. Cuantas veces pertenecemos a nuestra imagen y no al revés...
Me gusta tu estilo.
Nos leemos
Un beso

Anónimo dijo...

Te saliste papasito!! saludos babisito

Jorge Segoviano dijo...

interesantisimo este texto, releerlo será un placer. saludos David!

Caiguar dijo...

mmm, ya lo había leído :s

dash_ dijo...

ja! chi conejo pendejo, eso le pasa por snob

Gabriela dijo...

cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia...es como el de la tele pero no es él?
Que padre historia jaja.

Con respecto a tu post, Pues no se, la verdad no se...pero tu nombre si me es muy familiar...necesito verte la cara, estoy segura que si eres, conozco solo a una persona con este nombre y seguro eres tu...
Escuela?

Gabriela dijo...

Ayy ssii! eontonces si eres! jajaja
y no por lo "cholo" eehh :P sino porque nos llevábamos bien :)
pues que gusto encontrarte por aqui!
donde andas? que haces?

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Me encanto tu cuento, buena narrativa, y muy ingeniosa.

Gracias por visitar uno de mis blog (el de cuentos y narraciones) tego otro de poesia y pensamiento y otros.

¿Eres de ahí de obregón?, sería un palcer contar con más personas de esta Cd. Ya que la mayoria de mis lectores son del extrangero.

Un gran saludo y enorabuena por tu blog, me encanto la historia del conejo.
Celia Rivera

La Abril dijo...

No mames wey esta reculero ya bórraloooooooo jajajajaj saludos

DIANA-CHAN dijo...

esto esta lleno de imagenes (palabras )azules ...
si

saludos

Gabriela dijo...

Pasé a saludarte y leer que nuevas contigo, pero, ¿por qué ya no escribes en tu blog?

Alba Calderón dijo...

Oiga me gustó su reflexión...

La vida también es para excederse y llegar al límite, no pa andarla guardando.


Saludos

小貓咪 dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.