1-2-3- por mí (Porque siempre es bueno tocar base...)

Esos demonios que merodean por mi mente a veces tienen que ser exorcizados y nada mejor que dejarlos volar y salten a los ojos de los incautos, ¡alabado sea este médium virtual! Aquí tendrán su bacanal esos entes de mi ser: mi amada diarrea verbal, mi intoxicado moco cerebral y mi nunca bien ponderada catársis genital. Se los dejo, se los presto, se los regalo. Porque a veces es bueno tocar base...



sábado, noviembre 08, 2008

Outsiders



Hay algunos que viven al filo de la navaja, los he visto cortarse las venas con auto-conmiseraciones, cerrar los ojos y aventarse al vacio con las manos abiertas, esperando tocar el suelo. Sienten que el abismo, el bajo fondo, tiene una voz redentora con olor a fruta seca.
Otros adquieren buenos hábitos y omiten ciertos episodios de sus vidas. Se les olvida ese background insoldable o simplemente lo recuerdan como una mala pesadilla de la que ya despertaron.
Pero hay unos que no caben en ningún lugar, son la pieza defectuosa de un viejo rompecabezas. No viven al filo de la navaja, son la navaja misma, los outsiders.

Tan impersonales como un empleado de aparador de una inmensa tienda de conveniencia, un oxxo interminable donde la gente llega y se lleva lo que desea, mientras este nuestro empleado sigue ahí, inamovible como una triste Penélope, esperando un golpe de suerte por parte del destino.
Desean no ser mero espectador. Poder comprar algo, vestirse de cliente por un día, encontrar el poder de ser sujeto, no tan sólo un mero objeto de tránsito entre el cliente y la mercancía. Poseer el poder de la acción. No conformarse con ser consciente de la sabía ley de que dice: “el cliente siempre tiene la razón”, como lo indican las buenas formas del mercado. Escupirle a la máquina registradora...

Algo siniestro, más allá de sus fuerzas: el sistema, el capital, la bolsa, o cualquier otra causa, los coloca del otro lado de aparador, en un inmenso mar de gente que llega y toma lo que quiere. Después de esto se marchan, algunos esperan su cambio, otros simplemente toman las cosas sin volver la vista atrás. Algunos regalan una sonrisa de complicidad, mientras tanto, el empleado se queda ahí, esperando al próximo cliente rodeado de mercancía sin poder poseerla.
Todo tiene su lugar y su precio en los anaqueles, pero este nuestro encargado de aparador es tan sólo un medio, no el fin mismo, bien pudiera ser un androide amorfo sin alma, sin pasado, un simple trámite para obtener lo que se quiere. Es la dicotomía perversa que se gesta cuando se es sujeto y objeto al mismo tiempo.

¿Hasta dónde llegará éste nuestro empleado de aparador? cuando es hombre navaja…
Todo sería tan fácil, si tan sólo una navaja se pudiera cortar a si misma. Y no queda otro camino que seguir sacando filo...

13 comentarios:

Laura Fdz dijo...

Pues cuando me toca atender algún negocio familiar siempre agarro la mercancía, resulta que a veces uno mismo quiebra los negocios, no ocurre lo mismo con una navaja que así misma se transgrede creo que sólo se saca más filo.
Que bueno que vuelves a subir algo a tu blog, ya hacia falta que le sacudieras el polvo.

D. dijo...

"Sólo queda seguir sacando filo"... Tsss, has vuelto. (A mí me gusta afilar navajas)
Y qué bien que has vuelto, porque ya te extrañaba harto, Don Davit.

No me parece solo espuma. Más allá de todo, la esencia misma recae -nuevamente-.



Muac.

Leticia Zárate dijo...

Guau!! Fascinante esta alegoría con muchos tintes de patetismo y verdad.
Gracias por visitar mi blog, espero no sea la última vez.

Saludos desde Mérida, Yucatán, México.

ele de lauk dijo...

Me gusta tu blog: la gráfica , el contenido .

Y las burbujas , que no falten burbujas de las buenas ...

Saludos !

Jezabel dijo...

Hola lindo, gracias por tu visita, te leeré en cuanto saque un ratito más largo que éste. Un beso

Beauséant dijo...

hey ¿no había dejado un comentario por aquí?

No viven al filo de la navaja, son la navaja misma, los outsiders.... cuánta gente de esa nos rodea,nos mira desde la parada del bus, o desde la ventanilla de tráfica.. Da miedo que algún día puedan ponerse todos en marcha.

Elena dijo...

Al margen del capitalismo.
Tal vez el marco de un bosquejo universal.
Un marco que también es un lugar
en el rompecabezas:

Encuadra la perspectiva.

ElidaS. dijo...

Algunas personas pueden que despierten de alguna"pesadilla"; sin embargo, el hecho de que haya ocurrido, estara ahi, en en inconciente dormido para despertar algún Día, en alguna ocasión te Escuche una frases de no recuerdo quien: "todo se rompe menos la eternidad"

Gracias, David, Por estar ahi cuando se te necesita, y por tus escritos tan tuyos que me encantan!!!

Caiguar dijo...

cada quién decide si ser navaja, cuchara, o tenedor; yo siempre prefiero ser el portador de la navaja y no la navaja misma.
como siempre existencialista tomando la navaja por el mango y guardandola en una que otra panza de algún cliente.
saludines

Yaya "Numeralia" dijo...

Soy de las que acordonan el area a olvidar, con esa cinta amarilla para no pasar nunca sin un numero filoso por delante!

Anónimo dijo...

Mátalos a todos ¡Anda! sé un protagonista...

V dijo...

Es dificil, porque a pesar de todo los outsiders sòlo tienen una opción y es acabar con ellos mismos, a veces tarde, a veces temprano que más da... es su únicaforma de pasar de espectadores a protagonistas...

Palm dijo...

Me encantoo.. me encanto.