1-2-3- por mí (Porque siempre es bueno tocar base...)

Esos demonios que merodean por mi mente a veces tienen que ser exorcizados y nada mejor que dejarlos volar y salten a los ojos de los incautos, ¡alabado sea este médium virtual! Aquí tendrán su bacanal esos entes de mi ser: mi amada diarrea verbal, mi intoxicado moco cerebral y mi nunca bien ponderada catársis genital. Se los dejo, se los presto, se los regalo. Porque a veces es bueno tocar base...



miércoles, enero 16, 2008

Memorias de un Grinch


Para aquellos que todavía no han dejado morir al espíritu de la navidad aquí les va este texto post-navideño.

Él ya no creía en la navidad, pero sí en los milagros…

Una vez, otra y una vez más se hacía navidad y así hasta el infinito, sin que pudiera hacer nada para evitarlo. Aparecían en las casas los pinos repletos de sus coloridas luces, gastos innecesarios a mí parecer daltónico.

Me encontraba como siempre con el gasto pendiente. Los números rojos en mi cuenta bancaria, aunque para ser sincero me daban igual, bien pudieron ser dorados o hasta fosforescentes, pero eso que importaba para mí (claro está, en el sentido cromático de la situación).

Ja que afán de querer matizar las cosas con colores. Sí estar morado del coraje o rojo de la vergüenza era la misma cosa con gestos diferentes. ¡Qué carajos me importaba la sintonía del color! , me resultaba todavía más absurda la blanca navidad.

Esa tarde preferí visitar a la familia que soportar las muy trilladas comparaciones con el grinch que me harían por vía telefónica para ir a pasar las fiestas con ellos. Así que hice acto de presencia en la casa de mi madre.

Ahí me encontré con los múltiples familiares que pueden generarse en un hogar sin televisor, es decir, creo que mis padres no tenían mejor cosa que hacer que procrear, en un tiempo donde los condones no eran ni un prototipo de planeación familiar.

Después de estar comiendo como cerdos y bebiendo cual si fueran hordas nómadas de los más áridos desiertos, terminaron con las bebidas alcohólicas que servían para catalizar el espíritu de las fechas decembrinas. Por mi parte, me aburría hasta el cansancio, algo tenía que hacer con tal de no seguir viendo la felicidad concentrada en un espacio tan pequeño, lleno de chiquillos gritones que me llenaba de nauseas; Pero ahí me encontraba en el papel del tío solteron que tenía un nulo sentimiento celebracional de dicha fecha, en esas estaba cuando fui enviado a la licorería por más bebida para mis interminables parientes.

Por suerte descubrí que en la tónica de las navidades las bendiciones o maldiciones
vienen de tres en tres, así como los anodinos reyes magos.

Esa noche de cánticos y alegría se le ocurrió a algún simpático celebrar con un balazo al cielo por cada rey mago, como siempre la ley de la gravedad con su insuperable formula hizo caer del cielo las alegres balas y fueron a caer precisamente en un coche que venía como alma que se la lleva el diablo. Y sucedió el milagro, el coche se estrelló a media cuadra de donde me encontraba, no había nadie en la calle, me imagino que la gente se encontraba celebrando en sus acogedoras casas. Así que me aproximé al siniestro y salió una señorita un tanto confundida por las contusiones. Me comentó que al parecer el conductor estaba gravemente herido. Fui a echar un vistazo y en efecto, con la cabeza hecha añicos. Comenzó a lloriquear diciendo “nada más esto faltaba. Ahora cómo entregáremos el dinero que fuimos a cambiar de la colecta anual para niños de la calle”.

Como todo un caballero de esos que ya no existen me ofrecí a ayudarle. Abrimos la puerta trasera y ahí tenía unos maletines con dinero en efectivo, ella estaba tan asustada que no se había dado cuenta que sangraba de la frente. Y para no perder la línea de mis cavilaciones, por aquello que los milagros y desgracias vienen de tres en tres, le propine tres golpes con el maletín dejándola inconsciente. Camine unas cuantas cuadras "con mi regalo navideño" hasta llegar a mi destartalado coche y emprendí el viaje a casa. En el camino encendí la radio , abrí una de las botellas que eran para mis parientes y me dispuse a cantar rebosante de alegría “Noche de paz, noche de amor.Todo duerme en derredor.Entre los astros que esparcen su luz…” Y así me fui con una gran sonrisa en el rostro y en mi pensamiento brotó la idea de que al final de cuentas es agradable la dichosa navidad…

10 comentarios:

LiRio dijo...

un tantico, a-temporal

:P

pero bueno!!!

..::clitza::.. dijo...

algún día me dijo mi abuela "a cada quien le llega su navidad"
jajaja y también me dijo "Dios actua de manera misteriosa"
saludos Sr. Cano!!
Seguiré espereando la mia.....

niña monstruo dijo...

yo leí ese en época navideña :)

Darilea dijo...

Me encanta la Navidad, aunque una vez que pasa no sabes cuanto me alegro.
Muack

Papelucho dijo...

descubi la forma de pasar las fiestas de fin de año: me tomo medi acaja de nembutal y caigo en coma por dos semanas, cuando despierto estoy babeando, me cuesta discernir colores, pero me evite la paja fantasmagorica de a navidad y el año nuevo.
soy el grinch

Hulde Ayala dijo...

aahjaja mala onda...


saluditos!

Naik.Hideki dijo...

pinche grinch me metio el pie en navidad y me fui de frente contra la banketa... eso no se hace y menos a una persona en estado de ebriedad! fuck you grinch!

D. dijo...

ya pues, heme aquí, aunque me choca, me choca y me choca, ¿ves todo lo que hago por ti?, jojo.

a mi me gustó el cuentico desde que lo leí por primera veznnn, hace como muchos meses, sí, señor. i told yoooou. youuu youuu, yuyuyuyuú. tralalá. ando como hiperquinética, jojo. ^_^ jojojojojojojojojwlnhfiuhndk.js :]


muac
ahora, ahora, ahora, ¿ahora qué?, ya olvidé lo que iba a decir, agh...

Caiguar dijo...

jajaja, pinche david, siempre con esa maldita ironía que cargas por dentro, te aflora mijo, te aflora sin que puedas amarrar el capullo.
ojo: tus ideas a veces se van demasiado lejos y tu historia tiende a tener brazos inecesarios que no alcanzan nada.
Me recordó a un texto muy lindo de Rubem Fonseca, lealo mijo, me cae que le va a gustar, además de ser una literatura bastante cinematográfica en lo concerniente a lo visual. le mando lo que le prometí el viernes sin falta, ahí comentele al félix.
Un beso baboso, a no verda?, la costumbre (humor negro)

Andy dijo...

Ud sí sabe conformarse, amigo

Felices fiestas (casi en febrero)

A.-