1-2-3- por mí (Porque siempre es bueno tocar base...)

Esos demonios que merodean por mi mente a veces tienen que ser exorcizados y nada mejor que dejarlos volar y salten a los ojos de los incautos, ¡alabado sea este médium virtual! Aquí tendrán su bacanal esos entes de mi ser: mi amada diarrea verbal, mi intoxicado moco cerebral y mi nunca bien ponderada catársis genital. Se los dejo, se los presto, se los regalo. Porque a veces es bueno tocar base...



viernes, diciembre 28, 2007

Yo ya no sé pintar...




Últimamente traigo esa sensación de gaznate agarrado, de pesadumbre insustancial. Algo similar a esos sentimientos líquidos de lágrima-moco-baba concatenados en trinidad absoluta. Todo empezó por tratar de corromper el orden de mi forma de aflorar lo que me aflige, que de años a la fecha ha sido por medio de caracteres. Así de la nada, sentí que no cumplían su labor reivindicadora, sanativa. Y haciendo alusión a reminiscencias sobre la libertad y por consejo de una entrañable mujer que conoce mi psique ( a veces mejor que yo mismo) me incitó a volver a mi esencia de las primeras muestras de acto creativo. Esos actos de creación que sólo se viven sin conocer el concepto del arte y sus limites; en aquellos días primigenios, cuando se es niño y simplemente uno actúa.


De niño yo pintaba, sin saber de estructuras que inexorablemente llegarían a truncar la rienda suelta de mi imaginación. Pintaba el mero movimiento del ser, como un acto de magia que surgía de la nada, tan maravilloso como el hacer aparecer a los blancos conejos que eran sacados del negro sombrero del ilusionista. Y ahí era donde aunque el papel me mostrará el estatismo de las cosas, todo era anulado por el milagro de la imagen que salía de mí hacia el exterior, bajo ese ritual surgieron muñecos por doquier, corriendo libres por el papel, por las paredes, por donde la crayola dictaminara. Mis manos simple vehículo y después mis ojos hacían la labor de reconocerlos, descubrir que muchas cosas de este mundo estuvieron dentro para después aparecer fuera.


Así estuvieron rondando la amplia gama de muñecos, que a los ojos de mi madre parecían representaciones de un inconsciente colectivo, rupestres imágenes que se acunaban en mis primeras visiones del mundo. Así fui dándole vida a muchos pequeños entes que merodeaban por cualquier superficie donde dejará huella alguna crayola, hasta que me enseñaron de formas de trazos, de fondo. La tragedia se presentó al aprender sobre lo figurativo. Una voz me empezaba a decir que en realidad no tenían sentido aquellos dibujillos y dejé de pintar para mí y comenzó la ardua tarea de darle gusto al otro. El antagonista de esta historia fue la busqueda del reconocimiento “Que bonito pinta el niño”, "oye y si lo metes a ese concurso de la Tv el niño y la mar". Después llegué a agradarle a los demás por medio de las imágenes que ya no eran mías, “a ver dibújame un Garfield” y así fui creando desde afuera pero sin médula, hasta que un día llegó otro que le gustaba dibujar y supo mejor que yo reflejar a las caricaturas del momento y se esfumaron las ganas de pintar, ya no tenía caso.


Y ahora lo intenté, dibujar como en aquellos años. Estaba frente al papel, la hoja en blanco continuó blanca y lo que sí salió fueron estás líneas. Tal vez desaprendí a dibujar pero las letras, han llegado a llenar ese vacio de niñez. A lo mejor no soy escritor nato, pero eso sí, el acto de la escritura en cierto modo me da un respiro, permite alejar de mi los fantasmas que me siguen por doquier en el trajín de mis días y por convicción propia he decidido dejarme cobijar por ellas, porque es la única manera que encuentro para poder sacudir esa pesadumbre que a veces llega, como llega la lluvia en un tarde sin paraguas.

10 comentarios:

Abbita dijo...

Hola!
Me gusto eso de pintar con las letras, sobre todo cuando me acuerdo que mi hermano fue privilegiado con el don de la pintura y yo pensaba que no tenia nada, aw! nunca pense en las letras como una manera de pintura!
Eso me pone feliz!
Gracias por pasar!
Saludos!

Hulde Ayala dijo...

wow... al final aquello que salga del alma, mientras salga así, será el descansar perfecto. no?


saluditos
y felices fiestas

Cata Fdez dijo...

venía a dejarte el abrazo de año nuevo, pero además de ello te contaré que todo está dentro de ti. No interesa la forma, sino el contenido. Las letras dibujan, las miradas, el sudor en la ropa, los pinceles en el estante, los recuerdos de tu niñez, y por sobre lo anterior: tu y tu mundo.
A mi me parece que has aprendido a pintar muy bien... ya ni siquiera necesitas técnica, sólo inspiración.

Feliz 2008

félix treviño dijo...

El sabadaba tiri tu ta ra ra. Con el colectivo.

D. dijo...

¿Ya ves?, están re bonitas las burbujitas, y tú tan quejoso, ash.
Hoy compré burbujas, btw. Y están más bonitas que las tuyas, ¡lero, lero!.

Caiguar dijo...

Bueno lo intentaste al menos. Pero lo más profundo es difícil de hacerlo flotar si es muy pesado. Los dulces talmbién quitan el hambre, engañan al estomago y producen esas sensación agradable en el paladar... Después te das cuenta que estás desnutrido y con los dentes careados.
Sería bueno que lo volvieras intentar, pero no cuando quieras sino cuando lo necesites.
un beso davincho necio.
(escribes bonito y sabes manejar el discurso pero yo no me trago tu miel de inocencia infantil)

Darilea dijo...

Un besito primo, jo con el poco tiempo que tengo excasean mis visitas.
Muack pero no me olvido de ti.
Prueba a pintar con los ojos cerrados te aseguro que el alma se abre de par en par.
Muackkkkk

YoRcH dijo...

saludos maese david..... yo acabod e revivir despues de un coma bloggero de casi un mes..jajajja!! suerte!

Anónimo dijo...

sr cano yo le invito a pintar sobre mi alma con las crayolas de mi cabello, le invito a vivir sin preocupaciones como lo haciamos antes, le invito a regresar en el tiempo, a ver al pequeño cano ese pequeño que yo no conoci jamas, mas, se que un dia lo hare; le invito a pintar un garfield en mis pupilas. le mando un abrazo cibernetico y espero se encuentre muy defectuoso y divertido.

Alejandra dijo...

Ud. pinta aún cuando no haya trazos en papel... pinta con letras. Bien lo dijo Da Vinci, la pintura es una poesía visible y a ud. le salen las dos!